martes, 23 de febrero de 2010

Desde mi infierno, digo, cielo


Peter Jackson es un director talentoso. Sus películas hablan por sí mismas: la trilogía de El Señor de los anillos, Heavenly Creatures, Braindead son todas en mi opinión películas excelentes. Pero al juzgar por Desde mi cielo (The Lovely Bones), parece que Jackson es una de esos que aflojan después de ganar el Oscar (2003 por El Señor de los Anillos: Retorno del Rey).

The Lovely Bones es la historia de la adolescente Susie Salmon (Saoirse Ronan) que es asesinada por un el viejo y asquerosamente depravado señor Harvey (Stanley Tucci). Susie no va directamente al cielo sino a una especie de lugar intermedio, un limbo de donde puede ver como su papá (Mark Wahlberg), mamá (Rachel Weisz), hermanos y abuela (Susan Sarandon) lidian con su prematura muerte.

Hay principalmente dos problemas con The Lovely Bones. El primero, tiene que ver con el mensaje que me dejó la película: Si eres una niña de catorce años y si te violan y te matan, no debes preocuparte, porque la cosa recién se pone buena. En el cielo, te podrás reunir con las otras víctimas de tu asesino y conocerás a una divertida y "chistosa" amiga asiática y podrás ver cómo tu familia trata de hace todo lo posible por capturar al malvado y hasta podrás intervenir en la captura de tu asesino y quien sabe podrías hasta confraternar con tu antiguo interés amoroso aún después de muerta. Ah, verdad, y el cielo es increíble y cuando llegues van a haber efectos visuales increíbles como los de las películas y eso es bieeen cool ¿no?

Ahora, espero que las niñas de catorce que vean esta película no corran a matarse para poder ser liberadas a este mundo de fantasía (si tienen una hija emo en casa no les aconsejo llevarla a ver esta película). No se si al leer la novela en la cual está basada la película, uno reciba este mensaje también, pero si no es así, entonces eso hace la película un poco más mala.

El segundo problema es realmente culpa de el señor Jackson. Seguro conmovido por la novela decidió hacer está película, pero nadie quiere ver una pela sobre una niña que muere violada y luego su familia llora su muerte. Así que tendremos que hacerla amigable al público, poner un montón de efectos especiales en el cielo y añadir una alocada abuela para que mantenga a la gente riendo y seguramente muchas cosas más y tratar de que la película dure dos horas.

Y eso no se puede. Entonces en lugar de ver una película con personajes que nos importen y que cuenta una historia que va progresando poco a poco, parece que estuviéramos viendo un álbum de fotos, pequeñas escenas que son completamente diferentes la una de la otra en cuanto al tono y el estilo y nos hacen rascarnos la cabeza confundidos. El problema de The Lovely Bones es que es muy desordenada, sabe que historia quiere contar, pero no sabe como ni en que orden. Y teme demasiado que el público se aburra y entonces llena la pantalla con escenas que no tienen sentido y no hacen más que alejar al público aún más. Cuando lo que en verdad queremos es que nos cuenten una buena historia, lo que recibimos es un bombardeo de diferentes ideas de cómo se podría contar dicha historia. Como dirían muchos peruanos, un arroz con mango.

Después de ganar su bien merecido Oscar por la trilogía, Jackson decidió hacer un 'remake' de King Kong que a pesar de mostrar una increíble actuación de Naomi Watts, resultó ser demasiado largo y redioso y las escenas de acción terminaron siendo.. aburridas(!?) Y ahora, viene con esto... Espero que Jackson vuelva a la calidad de antes pronto, mientras tanto les recomiendo ver Heavenly Creatures para que vean lo que pudo haber sido The Lovely Bones.

Calificación: *

No hay comentarios:

Publicar un comentario