sábado, 2 de octubre de 2010

El dinero nunca duerme, pero yo sí

"Wall Street 2: El dinero nunca duerme" tiene todos los ingredientes, piezas y factores necesarios para ser una de las mejores películas de la historia. Un director como Oliver Stone, al que a veces le falta genialidad, pero que por lo menos siempre es interesante. Un reparto más que talentoso que incluye a Shia LaBeaouf, Carey Mulligan, Josh Brolin, Susan Sarandon y Frank Langella. Además de tener a Michael Douglas de nuevo en acción como Gordon Gekko, el villano de la primera película de 1987, por la cual ganó su único Oscar como mejor actor. Y lo más importante, el mejor "timing" posible, estrenándose justo cuando hace uno o dos años el mundo estuvo a punto del colapso gracias a los avaros CEOs de Wall Street.

Gordon Gekko (Michael Douglas), después de salir de prisión, señala por todas partes que los crímenes que lo llevaron a la cárcel no son nada comparados con lo que están haciendo los líderes mundiales hoy en día. Y tiene razón, estos poderosos de los bancos y la bolsa estuvieron culeándose al mundo por mucho tiempo antes de que sus decisiones estúpidas manden la economía al tacho y la secuela de 'Wall Street', dirijida por el director más furioso de Hollywood (excepto por tal vez Michael Moore) era el momento para dejar salir toda esa rabia, así que Oliver Stone lo hizo...

Esperen, ¿qué? ¿'Wall Street 2' no es una película que está furiosa con la crisis económica mundial? Entonces... Supongo que habrá otros motivos para verla. ¿No? Bueno, entonces, el dinero tal vez nunca duerma, pero yo dormiré un rato hasta que acabe.

Eso es lo que me hizo sentir 'Wall Street 2'. Al parecer Oliver Stone estaba furiocísimo con la Guerra de Vietnam y sus veteranos pero le parece que el desastre económico simplemente "no está tan bien". Lo que pasa es que parece que Stone está arrugando a decir lo que todos queríamos escuchar. Gordon Gekko ya no es un criminal al lado de estos nuevos malditos, es la peor crisis desde La Gran Depresión y lo dice todo, pero la cosa queda ahí no más.

Contradiciéndose, la película es muy simplista: los buenos son buenos y los malos son malos y Gordon Gekko es el único que tal vez está un poco en la mitad. Si Stone decidió no enfurecerse con los malos de Wall Street pudo al menos tratar de mostrarlos como seres un poco más avanzados psicológicamente (como cuando hizo su película sobre George Bush). Por todo esto la película resulta muy aburrida y nada interesante la mayor parte del tiempo.

Calificación: * *

Director: Oliver Stone
Reparto: Michael Douglas, Shia LaBeaouf, Carey Mulligan, Josh Brolin, Eli Wallach, Susan Sarandon, Frank Langella

No hay comentarios:

Publicar un comentario