domingo, 24 de octubre de 2010

Mis Peliculas Favoritas: Parte IV


Capítulo Cuatro:
"Hedwig and the Angry Inch"
o
"Conrado and the Angry DVD"

Hace unos días tuve ganas de ver "Hedwig and the Angry Inch", así que desconecte los parlantes de mi computadora para poder prender mi DVD y puse el disco. Pasaron diez minutes y la película se rayo. Espere un toque con la esperanza que todos tenemos cuando se nos raya una pela pirata mientras la estamos viendo de que se arregle por arte de magia. Y es que a veces pasa, pero está vez no tuve suerte. Así que me quede sin travestis alemanes.

¿Quién hubiera pensado que esta sería una de mis películas favoritas? Estoy seguro de que lo es, pero también estoy seguro que cuando la compre en polvos, no tenía idea de que me podría gustar tanto. La compre sólo porque no tenía nada más que comprar y aún tenía cinco soles. Por la portada y los comentarios, parecía que era un musical al estilo de The Rocky Horror Picture Show. Y de cierta forma lo es, pero a diferencia de esa película, no es sólo extravagante, sino que también es, en mi opinión, una de las mejores historias de amor del cine.

Hedwig (antiguamente un niño alemán llamado Hanzel) , la líder de una banda llamada "The Angry Inch", hace un tour por los Estados Unidos. Toca en peluquerías coreanas y pequeños restaurantes con poco éxito, mientras su ex-amante, Tommy Gnosis es una superestrella del rock y gana millones de dolares tocando las canciones que Hedwig escribió. Hay algo especialmente melancólico en el fracaso de Hedwig y en su fijación por seguir a Tommy por todos los Estados Unidos, aparentemente en busca de venganza, pero en verdad en busca de su amor y aprobación.


El director de la película y protagonista es John Cameron Mitchell, que empezó su carrera haciendo presentaciones como "drag queen" en los bares gays de Nueva York. Allí desarrolló el personaje de Hedwig. Luego tuvo su propio show musical off-broadway (que se estrenó en Perú bajo la dirección de Ricardo Morán y con Giovanni Ciccia como Hedwig) y finalmente convirtió su obra en película. La música de la película fue compuesta por Stephen Trask y es definitivamente mi soundtrack favorito.

Se que mucha gente se rehusa a ver películas de amor que tengan como protagonistas a una pareja gay, como Brokeback Mountain o Contracorriente. Pero el viaje de Hedwig por encontrar su otra mitad es tan esencial y antiguo como el Origen del amor y la tradición de Aristóphanes.

2 comentarios:

  1. Yo nunca lo pude haber arañado porque nunca lo saqué de su caja para verlo... jajaja

    ResponderEliminar
  2. me gustó esta entrada, todo lo que dijiste.

    ResponderEliminar