lunes, 29 de noviembre de 2010

La chica con tatuaje de dragón

La mitad de mi familia está fascinada con los libros de la trilogía "Millennium" de el fallecido periodista sueco Stieg Larsson. Las novelas de misterio se han convertido en best-sellers mundiales (vendiendo más de 10 millones de copias a nivel mundial) y, como era de esperarse, en una trilogía de películas. Los hombres que no amaban a las mujeres es la primera novela (y película) de la trilogía y se ha convertido en el filme más taquillero en la historia sueca.

La verdad es que la película (muy al estilo de El secreto de sus ojos) es una historia de suspenso bien escrita y ejecutada que no es especialmente original en cuanto a la historia o la forma en que es contada. En este caso, la película vive de sus personajes principales.

Michael Nyqvist hace el papel de el periodista Mikael Blomkvist, quien dirige la revista Millennium y está condenado a seis años de cárcel por supuestamente difamar a un poderoso empresario sueco. Mikael es llevado a una isla desolada donde vive Henrik Vanger, otro poderoso (y anciano) empresario sueco, que busca resolver el misterio de la desaparición de su sobrina Harriet Vanger hace cuarenta años.

Mikael recibirá, aunque no cuente con ello, la ayuda de Lisbeth Salander (Noomi Rapace). Se dice que Lisbeth es la mejor hacker de todo Suecia (y lo podemos comprobar al ver todo lo que es capaz de hacer con una laptop para resolver el crimen), pero además, es un personaje muy extraño y fascinante. Es una chica de veinticuatro años, llena de piercings y tatuajes con una actitud anarquista y solitaria debido a su oscuro pasado.

Lisbeth es el personaje más fascinante de los dos, una chica llena de contradicciones y con una propia forma de llevar su vida en medio de una sociedad que maltrata a las mujeres y las trata como ciudadanos de segunda mano aún con los avances de los derechos humanos y de la mujer. Con su actuación en este papel, Noomi Rapace se asegura una larga carrera como estrella de cine (ya ha sido convocada por Hollywood para la segunda parte de Sherlock Holmes).

En cuanto a la película en si, es una historia no muy interesante ni muy entretenida. Dura casi dos horas y media, pero se beneficia de las actuaciones de los dos actores principales. El director Niels Arden Oplev ha sabido adaptar el libro en el que está basada la película para que funcione como tal. Ha cambiado el rol de algunos personajes secundarios y ha dejado de lado una cantidad de detalles que hacen que el libro sea muy entretenido de leer, pero que hubieran hecho a la película demasiado larga e incomprensible. Aún así, la película se siente simplemente como la adaptación de un libro.

Como pasa con todo lo extranjero que tiene éxito, el próximo año veremos el remake gringo, dirigido por David Fincher y protagonizado por Daniel "James Bond" Craig y Rooney Mara.

Calificación: * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario