jueves, 10 de marzo de 2011

The King's Speech: "El disgusto del rey"

Desde que ganó el Oscar. La verdad, desde antes, me he encontrado con mucha gente que me ha dicho numerosas veces que 'El discurso del rey' (The King's Speech) es la mejor película del año y que merece ganar(o haber ganado) el premio a mejor película. Algunos hasta se atreven a decir -con total descaro- que lo merecía más que 'The Social Network'.

Pero dejando mi amor por la película de Facebook a un lado, la verdad es que no entiendo por qué la gente cree que esta es la mejor película del año y que su sentimiento merece ser reafirmado con una estatua dorada de un hombre calato. Aunque la verdad, creo que lo entiendo todo. Lo del premio es fácil, todos queremos ver nuestros gustos recompensados. Si una película que nos gusta gana el Oscar, nos ponemos felices porque sabemos que hay más gente que reconoce la grandeza de lo que nos gusta tanto. En cuento a la película en si...

La historia es la siguiente: el futuro rey de inglaterra Jorge VI (Colin Firth) es tartamudo y no puede dar discursos alentadores a su pueblo, lo cual es un problema porque su país está a punto de empezar la guerra contra Hitler y su trabajo es emocionar a las multitudes y hacerlas sentir seguras. Así que su esposa (Helena Bonham Carter) busca a un excéntrico terapeuta australiano (Geoffrey Rush) que usara métodos poco convencionales para que pueda dar su discurso.

Todo está bien en la película, excepto que nada es realmente excelente. Colin Firth y Helena Bonham Carter hacen un buen trabajo pero han dado actuaciones mucho mejores (Carter en The Wings of the Dove y Firth este año pasado en A Single Man) en las que demostraron lo extraordinarios que pueden ser como actores. Mientras tanto, Geoffrey Rush hace su papel de siempre. Dicho esto, las actuaciones son probablemente lo mejor de la película y lo que me hizo disfrutar tanto como lo hice.

El verdadero problema está en el guión y la dirección. Verán, el terapeuta de Rush trata la "enfermedad" del rey como lo haría un moderno psicoanalista. Lo que vemos en la película es como el doctor se gana al paciente lentamente para luego dejar que el paciente revele su pasado en el cual es una clase en psicología 101 sobre la relación entre el rey y su padre para darse cuenta que es lo que traumó al pobre muchacho. Una persona en especial me dijo que amó 'El discuros del rey', me pareció raro considerando que la película 'Good Will Hunting' con Matt Damon y Robin Williams no le gustó. Mientras veía estas escenas en la película, yo no podía de dejar de pensar en Will Hunting y su psicólogo en MIT.

Y sin embargo, a pesar de tener esta escena en la que todo el problema del protagonista es revelado, la película decide olvidarse de esto y en lugar de explorar el problema decide hacer una serie de escenas cómicas en las que el paciente aprende a hablar bien cantando, maldiciendo y haciendo ruidos raros con la boca.

A fin de cuentas, 'El discurso del rey' es una película emotiva. Eso creo que es lo que la hizo ganar el Oscar. Sospecho que esa es también la razón por la que 'Una mente brillante' ganó el Oscar en un año en el que estuvo nominada contra mucho mejores películas como 'El señor de los anillos', 'Gosford Park' y 'Moulin Rouge'. 'El discurso del rey' está en la misma posición: ganando por encima de películas que definen nuestros tiempos (Social Network), que demuestran la genialidad de grandes directores (Black Swan) o que tiene un sentimentalismo más efectivo y profundo (Toy Story 3).

Además, la fobia más popular en el mundo es el miedo a hablar en público. En segundo lugar, está el miedo a morir.

Calificación: * * 1/2

No hay comentarios:

Publicar un comentario